El 72 por ciento de las mujeres asesinadas este 2015 en Cochabamba había cumplido entre 15 y 40 años. Una psicóloga explica por qué el maltrato es mayor hacia este segmento.

est

En lo que va del año 2015, en Cochabamba, 18 mujeres han sido asesinadas por sus parejas u hombres próximos a ellas que las consideraban “su propiedad” y, por ello, decidieron acabar con sus vidas. De acuerdo a las estadísticas de este diario, La Pública y ¿Cuántas Más?, el 72 por ciento de estas víctimas había cumplido entre 15 y 40 años de edad. Las mataron en la etapa más productiva de su existencia

OPINIÓN le consultó al la psicóloga clínica forense del Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF) de Cochabamba Lorena Cox por qué el 72 por ciento de las mujeres asesinadas en Cochabamba tiene entre 15 y 40 años. La perito dijo que la población de mujeres comprendida entre esas edades se encuentra en una etapa considerada fértil, que implica un atractivo sexual sobre el cual los agresores pretenden tener control.
“Sin importar que hayan sido víctimas de un feminicidio íntimo, que se refiere a cuando personas allegadas a ellas las asesinaron, o un feminicidio no íntimo, cuando son atacadas en las calles por desconocidos, el móvil para atacarlas es el sexual”, describe Cox Mayorga.
VIOLENCIA Cuando los agresores se sienten rechazados o desafiados por mujeres con atractivo sexual, reaccionan con violencia para controlarlas, castigarlas o acabar con su rechazo. Por ello, en la mayoría de los feminicidios, las víctimas sufren violencia sexual previa o posterior a sus muertes.
Las mujeres de entre 15 y 40  años desarrollan, en la mayoría de los casos, un patrón de dependencia del agresor, por la ausencia de lazos familiares estables. Las mismas estadísticas dan cuenta de que el 50 por ciento de las mujeres asesinadas este año tiene menos de 30 años. Al respecto, Cox opinó que “lastimosamente la edad de las víctimas de violencia está disminuyendo cada vez más; ahora estamos atendiendo casos de preadolescentes y niñas atacadas, lo que nos lleva a interpretar que la personalidad del agresor o feminicida está enfocada a buscar sentir superioridad sobre sus víctimas, por ello, agrede a quienes le ofrecen una vulnerabilidad adicional, que es la corta edad”, concluyó Cox.

Poder.

Los feminicidas buscan sentir superioridad sobre mujeres con atractivo. Las atacan y matan para controlarlas y castigarlas.

Fuente: Opinión