COCHABAMBA, LOS RASTROS DE VIOLENCIA DE 26 CASOS

¿Qué nos dicen los casos de feminicidio registrados el 2016? Aunque Cochabamba ocupó el segundo lugar con más casos de feminicidio en el país, perdiendo el primer lugar del 2015 por La Paz, los niveles de violencia están lejos de bajar, al contrario las formas cómo acabaron la vida de estas mujeres cada vez son más violentas.

 

Esta es la recolección de 2016, según notas informativas de los periódicos locales y nacionales como Opinión, Los Tiempos, Abya Yala Tv, eju.tv, el departamento de Cochabamba, que presentó 26 casos de feminicidio publicados en prensa. A continuación te presentamos el análisis de los datos extraídos.

A partir de la información recogida se puede observar que, existe un promedio de 2 casos por mes durante esta gestión, considerando que la cifra puede variar de acuerdo a los casos que no han sido registrados por los medios de comunicación.

Ellas eran jóvenes de 21 a 30 años

  • 11 a 20 años (5 casos) 19%
  • 21 a 30 años (9 casos) 34%
  • 31 a 40 años (4 casos) 15%
  • 41 a 50 años (2 casos) 7%
  • 51 a 60 años (2 casos) 12%
  • 61 a 70 años (2 casos) 8%
  • 71 a 85 años (2 casos) 8%

El 53% de las mujeres asesindas tenía menos de 30 años. Un 34% tenía entre 21 a 30 años y lo más alarmante es que el 19% tenía una edad entre 11 a 20 años.

Asimismo, un 16% de esta recolección oscila entre 61 y 84 años, las mujeres de la tercera edad tampoco se salvan de la violencia.

La edad de los acusados

  • 11 a 20 años (5 casos) 19%
  • 21 a 30 años (8 casos) 31%
  • 31 a 40 años (5 casos) 19%
  • 41 a 50 años (2 casos) 8%
  • 51 a 60 años (2 casos) 8%
  • 61 a 70 años (1 caso) 4%
  • 71 a 80 años (1 caso) 4%
  • No se sabe (2 casos) 8%

El 50% de los acusados tenía una edad menor a los 30 años, el 19% de estos se sitúa entre los 11 y 20 años. 3 de ellos eran menores de edad (el más jóven tenía 14 años).

Valga aclarar que uno de los acusados responde a un feminicidio doble, es importante esta información en la presentación de nuestros datos ya que da cuenta de la consideración de las víctimas por casos separados pero no aislados. No obstante, la condena no es sumatoria.

¿Cómo segaron las vidas
de estas mujeres?

Considerando la excepción del único caso que fue por disparo, todos los demás casos, el 96%, muestran la saña y violencia extrema con la que fueron asesinadas las victimas.

  • Estrangulada (9 casos) 35%
  • Golpeada (5 casos) 26%
  • Apuñalada (5 casos) 19%
  • Degollada (3 casos) 12%
  • Ahogada (2 casos) 3%
  • Le dispararon (1 caso) 4%
  • asfixiada (1 casos) 4%

El peligro está en casa

Un 72% de las víctimas representan el tipo de feminicidio íntimo (concubinos, esposos, novios, exnovios, exconcubinos, ex esposo, amigos). En el 16% de los casos fue alguien conocido, ya sea amigo, hermano o yerno. Es decir, en el 88% de los casos fue alguien del entorno cercano, otra vez esto nos demuestra que la violencia que puede tereminar de manera muy trágica comienza en casa. En el 12% de los casos no tenía ninguna relación con la víctima o no se sabe. Cabe recalcar que para que un caso se tipifique de feminicidio no necesariamente debe existir un vínculo cercano del autor con la víctima, al respecto el artículo 252 bis del Código Penal de Bolivia es claro indicando que es feminicidio “cuando el hecho haya sido precedido por un delito contra la libertad individual o la libertad sexual.”.

  • Concubino (4 casos) 15%
  • Novio (4 casos) 15%
  • Esposo (4 casos) 15%
  • Ex novio (3 casos) 11%
  • Ex concubino (2 casos) 8%
  • Ninguna (2 casos) 8%
  • Amigo (2 casos) 8%
  • Hijo (1 caso) 4%
  • Ex esposo (1 caso) 4%
  • No se sabe (1 caso) 4%
  • Hermano (1 caso) 4%
  • Yerno (1 caso) 4%

¿Qué sabemos de los acusados?

El 69% de los acusados se encuentran detenidos, un 11% se fugo, un 8% está cumpliendo sentencia (es decir su juicio terminó) y un 8% se suicidó después de cometer el feminicidio. El último tema será abordado en un artículo especial ya que es una variable que se ha repetido en el eje central de Bolivia.

Es alarmante para la ciudadanía y debería ser considerada por como alerta para los operadores de justicia que solamente el 8% de los casos obtuvo sentencia, es decir llegó a conclusión por lo general con 30 años de prisión.

  • Con detención preventiva (18 casos) 69%
  • Prófugo (3 casos) 11%
  • Cumpliendo sentencia (2 casos) 8%
  • Se suicidó (2 casos) 8%
  • No se sabe (1 caso) 4%

Cuando el acusado intentó suicidarse después de asesinar a su compañera

Como mencionamos los suicidios son una “marca” recurrente en el eje central de Bolivia. A pesar de no representar estadísticamente un porcentaje alto e influyente, cualitativamente significa un dato muy interesante para debatir e indagar. En un 20% de los casos hubo intento de suicidio después del asesinato, en el 12% de los casos no lo lograron debido a que fueron detenidos o intervenidos médicamente. Un 8% representa a los acusados que fallecieron producto del suicidio. Un 19% son los casos que no registran este dato, es decir no se sabe si el acusado intentó suicidarse. Y el 61% demuestra que no existieron intentos de suicidios después del hecho. Lo cual confirma que es imposible crear un perfil del agresor.

  • No hubo intento de suicidio (16 casos) 61%
  • No se sabe (5 casos) 19%
  • Intentó suicidarse/ lo detuvieron (3 casos) 12%
  • Se suicidó (2 casos) 8%

Más niñas y niños en la orfandad

Esta estadística es la que más nos conmueve porque es la que nos lleva a pensar en las victimas silenciosas que nadie toma en cuenta: los niños y niñas que quedaron en la orfandad. Del 100% de los casos de feminicidio que enlutaron a las familias cochabambinas, en el 65% los hijos e hijas que quedaron huerfanos son fruto de la relación de la víctima con el feminicida. De acuerdo a los datos recolectados 36 niños y niñas quedaron el la orfandad. Y el estado no tienen ninguna política que trabaje con el cuidado de estas víctimas, de hecho uno de los casos que conmovió a Cochabamba fue el de tres hermanos (as) que además de soportar el dolor perder a su madre y abuela en manos de su padre, tuvieron que separarse ya que nadie los podía adoptar en conjunto.

  • Tenía hijos(as) (17 casos) 65%
  • No tenía hijos(as) (6 casos) 23%
  • No se sabe (3 casos) 12%